Cómo aumentar la producción de leche materna

Cómo aumentar la producción de leche materna

 

La leche materna es la que provee al recién nacido de los anti cuerpos necesarios para el fortalecimiento de su sistema inmunológico. Allí radica su importancia, aparte de la creación de un vínculo único y especial entre la mamá y el bebé.

Por este motivo sufren muchas madres sobretodo primerizas, debido a que no producen suficiente leche para amamantar a sus niños. En este sentido, en el artículo de hoy te daremos algunos consejos que puedes implementar para aumentar la cantidad de leche que produces.

Motivos por los que tu bebe pedirá más leche

Lee estas líneas y lograrás entender qué ocurre exactamente con tu bebé a la hora de pedir más alimento, y así estarás segura de que eso es lo que requiere.

  • Su estomago es de tamaño reducido, lo común es que se llene y se vacié rápido.
  • El recién nacido tarda en digerir la leche materna aproximadamente 20 min
  • Puede ser que suceda la denominada crisis de producción de leche, que es ocasionada por la mayor demanda del niño. Por ende, se busca aumentar la producción de leche.
  • Se busca satisfacer las necesidades vitales cubiertas a toda escala.

Qué debes hacer

  • Recurrir a la estimulación de tus glándulas mamarias, para provocar la producción necesaria.
  • Alimentar al bebé cuando éste lo requiera, esto se conoce como alimentar al recién nacido a demanda.
  • Busca la posición más cómoda para ti a la hora de dar pecho. Cuando el bebé succione, procede a oprimir tus pechos, buscando aumentar el flujo de leche.
  • En caso de que la situación persista, habla con tu pediatra sobre la iniciación en cuanto a alimentación suplementaria se refiere (o con el biberón).
  • El consumo de sésamo, que son las semillas más recomendadas en cuanto a plantas naturales se refiere, aumentan la estimulación de las glándulas mamarias y por ende incrementa la producción de leche.

Alimentos prohibidos durante la lactancia materna

Es importante conocer qué se recomienda comer durante la lactancia materna para poder absorber los nutrientes necesarios que el bebé necesita, como así también aquellos alimentos prohibidos durante el periodo de lactancia, los cuales causan cierto rechazo por parte de los bebés en desarrollo.

El cambio en el hábito alimenticio es sumamente importante para lograr que él bebe en crecimiento aproveche el periodo de lactancia, el cual puede durar hasta los 2 años del bebé según aconsejan los médicos especialistas, por lo que en esta ocasión mencionaremos aquellos alimentos que deben ser prohibidos durante este periodo para evitar todo tipo de consecuencias.

A pesar de que muchas personas creen que lo natural nunca puede traer malas consecuencias, verduras como las alcachofas, los espárragos, puerros y el mismo ajo tienden a contener sustancias aromáticas que alteran el sabor de la leche, lo que produce que los bebés tengan un rechazo a ingerir este alimento esencial, es por ello que se desaconseja ingerir este tipo de verduras durante el periodo de lactancia.

Se recomienda a las madres pasar por alto sustancias notablemente nocivas para el bebé, como es el caso de la cafeína, el tabaco o el alcohol, puesto que tienden a provocar que la leche se vuelva tóxica para el bebé, ya que podría absorber sustancias verdaderamente malignas para el normal crecimiento del niño o niña. Por otra parte, existen otros alimentos que pueden provocar reacciones alérgicas en el bebé, por lo que se recomienda primero consultar con un pediatra qué alimentos se deben evitar de acuerdo a los análisis que le han realizado al bebé.

Un claro ejemplo es la alergia que tienen algunos bebés a la leche de vaca, la cual es tomada únicamente por la madre y no de manera directa por ellos. Por lo que es el trabajo de la madre saber detectar con anticipación a cualquier reacción alérgica los alimentos que al bebé no le gusta que ingieran.

Otra recomendación es evitar alimentos crudos, los cuales generalmente poseen bacterias que no son eliminadas por el organismo correctamente, es por ello que se recomienda cocinarlas previamente. Un claro ejemplo de este tipo de alimentos son la mayonesa casera, sushi y carnes que acostumbran a ingerirlas sin cocinar para aprovechar el sabor.

De esa manera se logrará que el bebé pueda aprovechar todos los nutrientes necesarios en la lactancia materna y a su vez permitir que no tenga cierto rechazo a la leche, lo cual es muy común en los casos en donde la mujer no tiene en cuenta estos consejos con respecto a la alimentación.